<< Recepción

fr es

La leche, más sufrimiento que la carne

Ubre de vaca conectado a la máquina

Si yo fuera una vaca lechera, me preñarían todos los años y vería desaparecer a mis crías poco después del alumbramiento, pasaría casi todo el día en una cuadra, anclada a una máquina que me sacaría hasta 6.000 litros de leche al año, a costa de unos dolores extenuantes, me drogarían para que produjese más y para atenuar mi estrés. Mi muerte sería mi liberación.

La leche, que parece un alimento producido espontáneamente por las hembras, es sin embargo sinónimo de sufrimiento, la vida que imponemos a estos animales es peor que la muerte que les damos, ya que al igual que a los humanos, morir atormenta, pero lo que es más terrible es la agonía del sufrimiento.

¡No! Ordeñar a las vacas no las alivia. La mastitis es muy frecuente.

 

Y los huevos : el corredor de gallinas ponedoras no es más tranquilizador, la compra de un huevo producto de la explotación intensiva es imponer una jornada de sufrimiento a una gallina.

recepción vaca

 
Nous aider - Chiffres - Références presse - Un site de L214 - Contact